Ciudad literaria

Vocablo {Café y Poesía}

Un apacible café en donde puedes conectar con el universo y disfrutar la poesía a tu alrededor.

| Por: Alan Rosas.

La ciudad puede enamorarnos a ratos pero a menudo también suele volvernos locos con su incesante movimiento, su clima impredecible y con el caos vial que parece ya no tener hora. Tanto ajetreo nos impulsa buscar un refugio que nos reciba con calidez y nos permita olvidarnos de nuestra urbe, un lugar como Vocablo {Café y Poesía}.

Ubicado en la calle de Jalapa 176, en la colonia Roma Norte, Vocablo es un espacio en el cual sus anfitriones, Arelli y Mansell reciben a quienes buscan un rincón para descansar del caos de la ciudad y donde la poesía toma un papel protagónico. Para ellos la poesía no sólo se encuentra en los libros: “vivimos de acto poético en acto poético y creemos que Vocablo se ha prestado para recordar que la poesía existe hasta en un té, en un postre o en la experiencia misma de estar aquí”. 

El espacio inició con Arelli, quien uniendo su formación como diseñadora y un amor a las letras heredado por su padre, comenzó a crear productos que combinaban sus pasiones. Al  buscar un lugar para distribuirlos, encontró este pequeño rincón en la Roma, que con los años y la ayuda de Mansell, se convirtió en un café – boutique.

Vocablo ha tenido diferentes transformaciones a lo largo de su existencia, por un tiempo  gozó de fama de ser un foro para artistas, pues abrieron sus puertas para que cualquiera pudiese exhibir su obra sin costo alguno. “Creemos que el arte lo puede hacer todo el mundo, por eso era una convocatoria abierta, lo que nos distinguía de los demás foros.” Actualmente, organizan actividades como citas poéticas o “La poética del imaginador”, un taller de creación literaria impartido por Mansell, quien también es escritor. 

La poesía no sólo está presente en las actividades de Vocablo, sino también en su decoración, desde los fragmentos de textos en la pared hasta los vasos o los pequeños cuadritos que incluyen versos para los comensales. Además, cuentan con un curioso servicio de buzón literario en el que cualquiera puede escribir o tomar una carta para crear una correspondencia con el cosmos. Siguiendo esta idea de encuentros fortuitos inventaron un teléfono literario de monedas, a través del cual se pueden escuchar breves poemas como “¿A qué huele tu infancia?” o “Para mutar a sombra”.

Vocablo es un lugar que no se rige por las reglas de lo que “debe” ser un café, pues sus anfitriones tienen la libertad de darle vida a sus ideas, transformando su espacio en un pequeño universo alterno, donde no sólo gritan tu nombre y te entregan un café, sino que te apapachan, y te hacen vivir una experiencia que se transforma en poesía.

Descarga en Descarga en