Cultura

Sistema educativo mexica: Familia y Estado

Los mexicas veían en la educación el punto esencial para prosperar en el futuro, la familia tomaba la batuta en un inicio y después el estado tomaba las riendas para enseñar sobre la guerra y religión.

| Por: Gaby Méndez.
| Imagen de portada: Calmecac de Códice Mendoza.

Los estudiosos de los sistemas educativos mexicas en la época prehispánica se han expresado con admiración al respecto. Opinan que los aztecas comprendían que en la niñez y juventud se escondía la clave para un sociedad provechosa y honesta. El Imperio solamente sería próspero si se seguían la normas y leyes que guiaran a las generaciones futuras en el concepto de la vida y de la historia del mismo pueblo. Cuando algún pueblo era sometido, se suprimían los datos existentes sobre dicho pueblo, se quemaban códices o libros que recogían su historia y se les enseñaba la historia en que los mexicas protagonizaban.

En todos los barrios existía una escuela donde se enseñaba religión, formas de crianza, ejercicios de guerra, trabajo físico, ayunos, sacrificio, etc. El tiempo siempre debía ser aprovechado, por lo que los maestros y ancianos que impartían enseñanzas podían castigar de acuerdo con la falta cometida. El Estado era quien controlaba la educación, porque los grandes gobernantes entendían que en las nuevas mentes estaba el poder de mantener orden en el futuro.

Imagen: Campaña Militar Mexica de Códice Florentino.

Existían dos tipos de enseñanza, una era la doméstica y la otra la escolar. En la doméstica se aprende de los mayores que rodean al niño, en ella el menor se siente incluido en la sociedad y empieza a desarrollar su rol existencial. La enseñanza escolar buscaba sacar el máximo partido al futuro del niño favoreciendo principalmente a la sociedad. Cuando un niño nacía la educación que le esperaba era para culminar en la guerra. En cambio, las niñas tenían como función final cuidar el hogar. Debido a ello la enseñanza doméstica de los niños la daba el padre y para las niñas la daba la madre.

La enseñanza de la moral se daba en torno a los huehuetlatolli o “palabras de los viejos”. Las visiones del mundo, de la vida, lo virtuoso y lo bajo se enseñaba a través de discursos que los padres repetían constantemente a sus hijos, siempre dejándoles saber que aquello se transmitió por generaciones por lo tanto era de sabios su transmisión hacia el futuro.

Imagen: Calmecac de Códice Mendoza.

En las escuelas los maestros eran considerados sabios, los sacerdotes y militares también daban clases. Las dos instituciones más relevantes del sistema escolar era el calmecac y el telpochcalli. El primero solía ubicarse dentro de algún recinto ceremonial, pero podían existir en otras provincias que fuesen dominadas por los mexicas. Recordemos que ellos entendían el poder de la educación, por lo que en seguida que algún pueblo era conquistado se instalaba un centro educativo para que los niños de dicha conquista aprendieran la ideología y así se evitaban las rebeliones. Se pensaba que Quetzalcóatl era la deidad que se encargaba de proteger el recinto. El objetivo del calmecac era criar a los que rigen, quienes terminaba de estudiar ahí solían convertirse en dirigentes del pueblo, oficiales del ejército o sacerdotes, la educación se volcaba más a lo artístico y religioso. Cualquiera podía asistir al calmecac, pero la gran mayoría eran hijos de nobles, por lo que se tiene la idea de que era un lugar de enseñanza exclusivo. Cuando se dejaba el calmecac era para contraer matrimonio o ir a la guerra. Mantenerse soltero después de los 20 años sólo era común para quienes se dedicaban al sacerdocio, de lo contrario era muy mal visto por la sociedad.

Fotografía: Metro de la Ciudad de México.

En el calmecac se enseñaba a hablar bien y a cantar los versos divinos, también se enseñaba astrología y a interpretar los sueños. Cuando alguno de los estudiantes hacía sus deberes de mala gana, estaba de ocioso o respondía mal se le castigaba regularmente pinchándole con espinas de maguey o con aguijones.

En cuanto al telpochcalli sabemos que se encontraba en los distintos barrios y era protegido por Tezcatlipoca, siendo la guerra la principal enseñanza. La mayoría de los que asistían eran hijos del pueblo, sí asistían nobles, pero eran escasos. Se considera que la vida en el telpochcalli era menos dura que en el calmecac. Las actividades que se realizaban eran de fortalecimiento físico y de disciplina en general. Le enseñaban a ayunar y a autosacrificarse, siempre por los dioses. Sí se enseñaba religión e historia, pero no con tanta importancia, lo que era primordial era que pelearan con fiereza. Fray Bernardino señala que quienes acudían al telpochcalli no llevaban una buena vida, había mucha permisividad de relaciones sexuales y se expresaban con liviandad y burla.

Fotografía: Máscara de Tezcatlipoca por Christopher Brown.

Las mujeres eran permitidas en los centros educativos y era decisión de la madre si asistía al calmecac o al telpochcalli. En el telpochcalli las mujeres eran educadas para servir a Tezcatlipoca, cantaban y danzaban. En el calmecac hacían los quehaceres del templo y oraban a Quetzalcóatl, era su deber permanecer vírgenes hasta abandonar la institución. Si tenían relaciones, ambos eran condenados a muerte, aunque a ella se le daba la opción de quedarse el resto de su vida dentro del calmecac.

Ingresar a alguna de estas escuelas no era obligatorio, mientras que para los hombres sí, sin embargo, los padres de varones preferían que sus hijos se casasen con alguna muchacha que hubiese asistido a alguna de estas dos. Esta era la principal razón por la que las madres mandaban a sus hijas a los centros.

Fotografía: Maqueta de México Tenochtitlán en primer plano el calmecac.

Finalmente, respecto a la edad en que se entraba a estudiar al sistema escolarizado, las distintas fuentes dan varias edades. En el Códice Mendoza se especifica que se entraba hasta los 15 años, pero el fray Bernardino indicaba que era al llegar a los 10 años, sin embargo, también hay otros historiadores que señalan que la edad de ingreso era de 5 años. Pero quedémonos con la idea de que era a los 15 años, porque se maneja que los veinte años era la edad para casarse y la formación se daba en un aproximado de 5 años.

Fuente:

Batalla, J. Tipos de educación del Imperio mexica. Asociación Complutense de Investigaciones Socioeconómicas sobre América Latina. (2007)