Escapada

Repensando la ciudad

Una exposición que nos invita a reflexionar sobre nuestra urbe.

| Por: Emma Vale y Ernesto Anaya.

El Museo de la Ciudad de México, ubicado enfrente del metro Pino Suárez, es uno de los más emblemáticos del Centro Histórico y de la CDMX, caracterizado por su estilo barroco, este bello edificio alberga exposiciones de todo tipo y en su claustro se llegan a hacer diversos eventos sociales.

Actualmente se exhibe la muestra “Miradas a la ciudad. Espacios de reflexión urbana”, la cual comenzó del 13 de junio del año pasado, pero debido al interés del público se extiende por todo el 2019.

Ahora bien, la Ciudad de México es una de las más grandes del mundo, llena de retos, contrastes y peculiaridades. A pesar que esta exposición sólo ocupa la planta baja del museo, se monta una obra ambiciosa, variada y con materiales diferentes, en la que se plasma la historia de la misma, su cultura, sus problemáticas, sus movimientos sociales y su entorno con el fin de ayudarnos a conocer el pasado para así entender el presente y planear el futuro. Al ser presentado en secciones se le permite al espectador conocer de manera más específica los aspectos anteriormente mencionados, y si hay uno que nos llame la atención, tener una idea más clara acerca de éste. Hay algo para todos y cosas por las que nos deberíamos preocupar todos. El espacio logra hacer reflexionar a las personas sobre su manera de vivir la ciudad, les permite ampliar su panorama y sentirse orgullosos de ella.

Uno de los principales aciertos del montaje es que va de lo general a lo particular. La primera sección habla de los tipos de ciudades que existen o existieron a lo largo de la historia, además de las materias primas más importantes y su impacto económico en el desarrollo de esas ciudades. Esto proporciona información relevante para entender cómo funcionan distintos lugares alrededor del mundo. Además, hay una pequeña sección “La llamada de la ciudad” donde se exponen las problemáticas de distintas ciudades del mundo, que van desde la alta tasa de suicidios en Japón a la pobreza que se vive en Río de Janeiro.

El recorrido continúa en un cuarto oscuro, en éste se cuenta la historia de México y la ciudad, desde la fundación de Tenochtitlan hasta la actualidad, recordando algunos de los periodos más significativos y los sucesos más estrepitosos, lo que da pie a algunos temas que se tratan en otras secciones, como luchas sociales o el arraigo a la religión. Esta es una de las secciones más llamativas debido a su impacto visual y diseño sonoro, el recorrido que se hace con las luces de neón es atractivo por la paleta de color que se emplea, el ritmo y la ruta que sigue, además de esto, el audio funciona gracias a la gran variedad de voces y la enorme cantidad de efectos de sonido, esto ocasiona que quedemos inmersos en el cuarto, nos olvidemos de lo que está afuera y recorramos cientos de años en pocos minutos.

Terminada esta parte audiovisual, le sigue otra de gran importancia, saliendo del cuarto hay una pantalla y por medio de una animación se aborda la crisis del agua de la CDMX. A pesar de la sencillez del video, se hace un llamado a cuidar mejor el agua y medir nuestros desechos, también se habla de los efectos de la urbanización y como la sobrepoblación acelera el desgaste de los mantos acuíferos y fomenta la brecha social debido a la mala distribución del líquido. A pesar de que el video no es tan largo, aproximadamente unos 4 minutos, es posiblemente la sección más importante debido a su gran relevancia.  Las cifras y la realización de la animación provienen del documental H2Omx, realizado en 2014 por José Cohen y Lorenzo Hagerman.

A esto le sigue una sala dedicada a la arquitectura de la ciudad donde se muestra la rápida evolución de la misma, lugares característicos, y los nuevos espacios que se están construyendo con un enfoque más ecológico. También se toca el tema del terremoto de 1985, cómo se manejó y el impacto que este tuvo. Finalmente se cierra con un proyecto del arquitecto Alberto Kalach y  su propuesta de hacer una ciudad verde.

Continuando el recorrido se llega a una sala donde lo primero que vemos es un precioso árbol de la vida donde se muestran todos los elementos característicos por lo que se nos conoce al igual que personas emblemáticas de nuestra cultura,así como muestras de nuestra música y literatura.

Ágora  es una sala que a pesar de no ser vistosa, tiene un papel muy importante, ya que retrata con posters y carteles los movimientos sociales que han sucedido desde el inicio de la prensa en México, como por ejemplo, la campaña por ejercer el voto en el año 2000.  Aquí se proporciona una gran oportunidad para reflexionar acerca de nuestra situación actual, y tristemente nos podemos dar cuenta que a pesar de todas estas luchas los problemas no acaban y daría la impresión que se repiten ciertas situaciones, como el movimiento estudiantil del 68 y la marcha por los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

La penúltima sala es un cuarto oscuro que apoyado de cuatro proyectores se presenta un video, El palabrero, realizado por el documentalista Everardo González, aquí se busca impactar y abrumar el sentido del oído del presente y darle a conocer los distintos sonidos que existen, que apoyado por un poema de Rojo Córdova.

Finalmente, la última sección busca celebrar y dar a conocer a las personas que hacen la ciudad tal como es, es decir nosotros, el ciudadano común. Con decenas de historias arrojadas alrededor de un cuarto amplio, se nos abre la puerta a la vida de las personas, y a pesar de verlos por primera vez, sentimos que los conocemos de toda la vida, porque eso es el propósito de la fotografía y el texto que acompaña cada historia, reconocer su individualidad pero también generar empatía e identificarnos con ellos. Esta obra es un espacio de reflexión a final de cuentas, así que cuando vayas a este lugar, adéntrate en todo lo anteriormente mencionado, pero siempre con esta pregunta en mente, ¿yo cómo vivo mi ciudad?

Descarga en Descarga en