Cultura

Manipulación política: Traición a Quetzalcóatl

Séjourné presenta su perspectiva de los sacrificios humanos, los califica de atroces y como instrumento de control y no de espiritualidad, es una traición a Quetzalcóatl.

| Por: Gaby Méndez.
| Imagen de portada: Mural de Diego Rivera en Centro Cultural La Casa de los Vientos Acapulco, representación de Quetzalcóatl.

La arqueóloga francesa Laurette Séjourné tiene una visión particular de los sacrificios humanos que se realizaban por los mexicas, su perspectiva describe los actos de esta cultura como “traición a Quetzalcóatl”. Como punto central, la autora considera que los mexicas habían transformado toda herencia espiritual como un arma de dominación. Hemos hablado antes del sistema educativo que seguían los mexicas, donde se destaca como crucial instalar una “escuela” para inmediatamente instruir a los niños y jóvenes en la historia y prácticas culturales específicas de los mexicas. Obviamente con ello se controlaban futuros conflictos, la consecuencia era la lealtad. En este caso Séjourne habla de lealtad por miedo, es cruel porque la calma espiritual se les arrebata. O al menos esta es la hipótesis de la investigadora.

Las poblaciones que los mexicas tomaban eran de cazadores nómadas, las cuales pueden considerarse de las menos organizadas o más vulnerables para civilizaciones tan ordenadas como lo eran los mexica. Los pequeños pueblos contaban más con un set de vida alrededor de lo místico, parecía que la religión aún no se arraigaba. Los mexicas por su parte, desde el principio toman su unidad espiritual de la cultura tolteca, la cual tiene su núcleo en Quetzalcóatl. La deidad de origen azteca es Huitzilopochtli, dios de la guerra, este debe alimentarse de la sangre de los mortales. Con esto podemos ver a grandes rasgos que la tradición religiosa tolteca se trajo a la sociedad mexica.

Imagen: Sacrificio a Huitzilopochtli en Códice Florentino Libro 2

Este patrón espiritual se mantuvo vivo porque se mantenía la tradición oral y las festividades, festejos que en varias ocasiones se suscitaban junto con sacrificios humanos. La arqueóloga califica estos actos como atroces, sin embargo en Historia General de las cosas de Nueva España se menciona que el que cometía estos actos era el jefe supremo de los sacerdotes, quien debía ser “virtuoso, humilde y pacífico, y considerado, y cuerdo, y amoroso, y misericordioso, y compasivo, y amigo de todos, y devoto”, de hecho este sujeto era visto como reencarnación de Quetzalcóatl. Todo esto parece ser muy contradictorio. Un ser virtuoso, un amigo, que comete estas “atrocidades”. La idea de Quetzalcóatl parece ser viciada, pero todo acto cometido por este ser es benevolente tiene un propósito que beneficia, mantiene el equilibrio, y así es como un sistema imperialista puede sostenerse.

El levantamiento de una Tenochtitlán tan llena de significado espiritual es indispensable para que los conquistados se adaptaran fácilmente a la, que Laurette Séjourné llama, “necesidad cósmica del sacrificio humano”. Porque fue bajo este principio que se inician las guerras floridas, en su nombre se expanden; puesto que extraían de cada lugar tomado toda materia y riqueza posible. A diario, de distintas caravanas, llegaban a la capital montones de tributos, pieles de animales, piedras preciosas, plumas deslumbrantes, recursos alimenticios, etc. De ahí es donde se inicia el Totocalli.

Imagen: Guerras floridas entre texcocanos y tlaxcaltecas – Mural por Desiderio Hernández Xochitiotzin.

Otro argumento que presenta la investigadora es el tributo de sangre que se le impone a los Tlaxcaltecas. Los pueblos pequeños que se encontraban cerca ya habían sido dominados, y entre más victorias debían de alejarse más y más de la capital. Entonces debían andar por territorios mucho más extensos, por lo que se decidió que los sacrificios de tierras lejanas no eran suficientes para Huitzilopochtli por lo que los Tlaxcaltecas debían ofrecerse como sacrificio. El motivo de ir contra ellos fue debido a una insurrección que terminó con un sitio sostenido por los mexicas, pero el lugar no contaba con riquezas que les trajeran más beneficio, por lo que tras un pacto de sumisión se estableció que los tlaxcaltecas eran los destinados a alimentar al Sol.

El historiador indígena Ixtlilxóchitl, cuenta que Xicoténcatl, un señor de Tlaxcala, propone al tlatoani Nezahualcoyotzin, que hubiese guerras entre la señoría de Tlaxcala y la de Tetzuco, y quienes terminaran cautivos se sacrificaran de inmediato, así sería un manjar caliente para los dioses, de igual forma, los guerreros diestros podrían entrenarse para que en las guerras por venir sirvieran de capitanes. Este pacto se acompañaba de un trasfondo religioso, que servía de pilar para mantener el poder donde debía estar.

La investigadora considera que tomar en serio las explicaciones religiosas es caer en la propaganda de estado, porque si fuese cierto el mensaje que predicaban los señores aztecas se hubiesen lanzado impacientes a cumplir la gloria del sol por la cual mataban a otros. ¿Es entonces el sacrificio humano una herramienta política? El debate ha seguido a través del tiempo, hay otros investigadores que sostienen que hay una base mística y que la doctrina era defendida por todos.

Imagen: Mural de Diego Rivera en Centro Cultural La Casa de los Vientos Acapulco, representación de Quetzalcóatl.

Laurette Séjourné cierra la “traición a Quetzalcóatl” puntualizando que para la mitad del siglo XV Nezahualcóyotl, tlatoani de Texcoco principal aliado militar de los mexicas, pone en duda que las exigencias de sacrificios humanos fuesen eficaces para mantener el equilibrio que los dioses aclamaban. Nezahualcóyotl significa “coyote que ayuna”, este no era el nombre que su padre le había otorgado, él lo adoptó después de su adolescencia. Él consideraba que una verdadera forma de sacrificio era el ayuno. Nezahualcóyotl tenía la reputación de ser sabio y obtiene fama por su poesía.

Laurette Séjomné, Pensamiento y religión en el México antiguo, Fondo de Cultura Económica, México, 1957, pp. 35-43.


Conoce más sobre la cultura de México con nuestra app gratuita para viajeros culturales
Descarga en Descarga en