Historia

Las sirenas de Xochimilco

La historia de las criaturas misteriosas que habitaron las profundidades de los canales en los años 70.

| Por: Alan Rosas.

Era el año de 1976 y todo parecía transcurrir con normalidad en los canales de Xochimilco, sus habitantes transitaban en sus trajineras y cuidaban de los cultivos en sus chinampas sin saber que había nuevos visitantes en las aguas aledañas.

Poco a poco las historias se fueron esparciendo entre los lugareños. Había quienes decían haber escuchado extraños ruidos en la noche, otros creían distinguir unas caras salir del agua y algunos más habían visto a figuras grandes y regordetas que se escondían en lo profundo de los canales.

Presas del miedo ante la incógnita que representaban estas criaturas, cuyos avistamientos eran cada vez más frecuentes, los hombres del lugar decidieron salir a proteger a sus familias y darle caza a los monstruos acuáticos. Así fue como sucumbieron estos seres de las aguas: animales grandes, gordos, grises y con grandes aletas, los manatíes.

Los mamíferos, que ya habían sido confundidos con sirenas por Cristóbal Colón, fueron víctimas de una comunidad que no tenía idea de lo que eran y de un gobierno que no informó a la población sus planes de introducirlos en la red de canales de Xochimilco.

Los animales llegaron a este lugar como parte de una iniciativa para terminar con la plaga de lirio acuático, también conocido como huachinango. Un funcionario de la Ciudad de México tuvo la idea de llevar a estos mamíferos herbívoros a los cuerpos de agua xochimilcas con la finalidad de que éstos se comieran el exceso de lirio acuático y así regresar un poco de balance al ecosistema.

Si bien el objetivo era noble, no contaba con un estudio meticuloso de su viabilidad. No se tomó en cuenta el impacto que podría tener la temperatura del agua de Xochimilco en los manatíes y tampoco se comprobó si aceptarían el lirio acuático como parte de su dieta, sin mencionar que los habitantes de la zona no fueron notificados sobre el plan por lo que llegaron a confundirlos con monstruos.

No se sabe el número exacto de manatíes que llegaron a los canales pero hay quienes aseguran que fueron entre cuatro y veintiocho especímenes. Un triste desenlace para estos animales que hoy se encuentran en peligro de extinción.

A pesar de que muchos de ellos fueron cazados, algunos habitantes insisten en que todavía existen manatíes nadando libremente por las zonas con las aguas más escondidas y profundas, así que tal vez algún día un visitante pueda sorprenderse con alguna “sirena” de Xochimilco.