Cultura

La cosmogonía del arte huichol.

Los huicholes nos comparten su visión sobre el universo y el mundo que nos rodea a través de sus bellas artesanías.

| Por: Imperio Galicia.
| Fotografía de portada: Fer Gómez.

Una de las etnias más estudiadas y abordadas en México, son los Huicholes o bien Wixarikás, los cuales se localizan en zonas de los estados de  Nayarit, Durango, Zacatecas y Jalisco, pero mayoritariamente en Nayarit.

Es bien conocido que su arte está lleno de riquezas y significados que se relacionan con su entorno, es decir: naturaleza, animales y astros. Principalmente el fuego, la tierra, el sol y la luna. Son sus mitos los que funcionan como una guía no sólo espiritual sino como un reflejo de su idea del universo, de la vida en general y de su arte. Lo fascinante de su mitología es la conexión y el respeto que tienen hacía los productos orgánicos de sus tierras y de la naturaleza, así como de los animales.

Los huicholes rinden culto a diversos dioses que representan algunos elementos de la naturaleza o fenómenos naturales, por ejemplo, de acuerdo a cada punto cardinal, ellos identifican a un dios o diosa, cada uno de estos en función de sostén del mundo existente. Pero también hay determinados dioses que se encuentran en la parte no visible de la Tierra, en este caso Nacahue es la mujer que protege al inframundo y es a su vez la diosa de la fertilidad.

Fotografía: Fer Gómez.

El arte huichol es tan basto y variado como lo es su lenguaje y su cosmogonía, por eso es preciso hablar de la función del artista dentro de su comunidad y de los significados de sus creaciones. Cada una de estas obras de arte cumple una función, la cual es: rendir culto a sus dioses o bien, transmitir la visión que tiene la comunidad de un aspecto en general. De esta manera, no solo hay que prestar atención a lo plasmado en sus obras, sino también hay que detenerse a observar y admirar los colores elegidos así como los materiales designados para cada objeto. Por lo tanto, su tipo de arte, no es de autoría individual, sino que es un arte que refleja a toda la comunidad, es una expresión colectiva. Y cada integrante de la comunidad, ya sean hombres, mujeres o niños, ejercen un papel como artesano dentro de la misma, cada uno con distintas actividades pero siempre aportando y creando algo artístico para las ceremonias de los dioses.

Ahora no preguntaremos, ¿cuál es el papel del artista huichol dentro de su comunidad? 

A diferencia de la mayoría de las sociedades al rededor del mundo, para los wixarikás, el artista tiene uno de los papeles más importantes y privilegiados ya que son el puente entre la comunidad y los dioses y son los encargados de representar los mensajes de sus dioses.

Hay diversos tipos de objetos creados por el artista o la artista huichol; los hombres elaboran ropajes, sombreros, canastas o cestas para recolectar alimentos y las mujeres elaboran los objetos de adorno personal, como lo son las pulseras, aretes, collares o morrales. Pero los chamanes y los mara’akames son los encargados de crear los bordados y las pinturas a base de estambre, ya que ellos son los elegidos para comunicarse con los dioses a través de viajes espirituales. 

Fotografía: Carlos Dávila Cepeda.

Si seguimos con este acto de observación detallada, podemos apreciar que hay distintos tipos de materiales para cada objeto creado, los hay naturales, los cuales son tomados de sus propias tierras o animales y hay otros que son externos a su propia producción. En el primer caso está la lana, las plantas y hierbas para teñir los telares, madera o plumas de aves como los pericos o la guacamaya, recipientes creados de corteza de árboles, etc. Y en cuanto a los materiales que no son parte de la producción en su comunidad, está la tan usada chaquira, estambres e hilos, en los que predominan algunos colores: amarillo, anaranjado, verde, azul y rojo.

Fotografía: José Benítez.

Un ejemplo de tejido descomunal es el llamado: La visión de Tatutsi Xuweri Timaiweme” de José Benítez un mara’akame o guía espiritual, su cuadro está hecho sobre una tabla rectangular de 2.5 metros x 1.22 metros en el que se plasma la cosmogonía de su comunidad y en el que plasman por lo menos 13 de sus dioses. La cual se encuentra en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. 

Los huicholes o wixarikás no solo poseen una cosmogonía fascinante dentro de la cultura mexicana, sino que a través del tiempo han luchado ávidamente por mantener vivas sus tradiciones e ideas, por esta razón se han abierto al acto de compartir su arte. Sin embargo esto no descarta que los abusos de poder y de autoría de su obra, se hagan presentes y constantes para esta comunidad. 

Sin duda, al estar frente a alguna de sus obras podremos sumergirnos en este halo de magia y vida que plasman para transmitir su mundo, estamos frente a un discurso artístico que nos absorbe y nos abre caminos del pensamiento para reeplantearnos nuestros propios límites de lo que consideramos arte, naturaleza, comunidad y un sin fin de conceptos que se pueden bifurcar del arte huichol.

Fotografía: México desconocido.