Ciudad literaria

Jorge Cuesta: El refugio literario de lo peculiar

Descubre la librería que además de resguardar más de 50mil títulos y todo tipo de objetos, hace homenaje a un autor olvidado.

| Por: Alan Rosas (@elali94)

La Ciudad de México es una bestia enorme y en constante cambio. Recorrerla en su totalidad es una tarea titánica que muchas personas no están dispuestas a realizar, lo cual condena a varios lugares a permanecer escondidos aun estando a plena vista. Ese es el caso de una librería de paso que se encuentra sobre la calle de Liverpool en la Colonia Juárez. Un lugar donde una plétora de libros es resguardada por caballeros de brillante armadura mientras convive con montones de objetos del pasado. Desde postales de hace seis décadas hasta espadas de un reino oriental hallan su hogar en Jorge Cuesta. El nombre de esta librería resulta casi poético al saber que perteneció a un personaje de la literatura que al igual que su homónima, ha pasado casi desapercibido por la historia.

Originario de Córdoba, Veracruz, Jorge Cuesta obtuvo su formación profesional en la Facultad de Ciencias Químicas, sin embargo, dentro de él había una pasión por la literatura que lo llevó a formar parte de Los Contemporáneos, un grupo de escritores jóvenes mexicanos encargados de una revista del mismo nombre donde se publicaban artículos de difusión de la cultura latinoamericana. Entre los miembros de este grupo se encontraban también Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Jaime Torres Bodet, entre otros autores que gozaron de más renombre.

Entre su gremio, Cuesta fue reconocido por su conciencia crítica, por lo mismo, fue el encargado de crear la “Antología de la poesía mexicana moderna”, acción que lo volvió recipiente de un gran número de ataques y acusaciones debido a la elección de poetas que aparecieron entre sus páginas, como Amado Nervo y Manuel José Othón, considerados por el gusto oficial como poetas menos interesantes.

Tiempo después trabajó para la Subsecretaría de Educación Pública y posteriormente fundó la revista Examen, dedicada a la promoción de la cultura de México, donde además había espacio para la crítica social, la política y la filosofía. Lamentablemente la revista llegó a un abrupto final después de tan solo tres números, lo que llevó a Jorge Cuesta a colaborar en diferentes publicaciones, entre ellas, el periódico El Universal.

Fue un gran pensador, un amante de la reflexión y un excelente ensayista, cuyas habilidades pueden leerse en sus ensayos de corte político publicados en 1934: El plan contra Calles y Crítica de la reforma al artículo tercero.

Considerado por muchos como el fundador de la crítica literaria mexicana y como un ensayista metódico que aspiraba a la perfección en sus escritos, Jorge Cuesta dio apoyo y resguardo a los escritores desconocidos de su época, labor continuada por la librería homónima en cuyas paredes se encuentran miles de libros con versos, historias y autores esperando un rayo de luz sobre su oscuridad.

Descarga en Descarga en