Historia

Hipatia

La historia de una de las primeras científicas del mundo.

| Por: Karla Ceceña.
| Imagen de portada: La Escuela de Atenas por Rafael Sanzio

Hace unos años conocí a Pilar Altamira en Campello, Alicante con el fin de entrevistarla sobre su abuelo, el humanista e historiador Rafael Altamira. Tomamos un café frente a la playa y platicamos un par de horas no sólo sobre este hombre ilustre, nominado al Premio Nobel de la Paz en 1933, sino también sobre la cultura y la palabra. Pilar me obsequió uno de sus libros, que valoro mucho porque contiene la historia de los personajes que admira y que considera que han aportado mucho a la humanidad. El libro comienza con una maravillosa introducción sobre la palabra en el teatro griego y a lo largo de sus páginas comparte sus pensamientos en torno a figuras históricas como el propio Rafael Altamira, Gandhi, Giner de los Ríos, Oscar Wilde o Hipatia de Alejandría. Poco sabía de la trágica historia de la brillante matemática, astrónoma, filósofa y cabeza de la escuela de filosofía neoplatónica, así que hoy les contaré lo que aprendí de ella. 

Aunque muchos aspectos de su vida se desconocen, se sabe que fue una de las primeras científicas del mundo, cuya existencia probablemente transcurrió durante el siglo IV. Su padre fue Teón, matemático y astrónomo quien daba clases en la Biblioteca de Alejandría, un hermoso lugar de la antigüedad del que próximamente hablaremos.

Imagen: Assassin’s Creed, Ubisoft.

Hipatia fue autora del “Comentario de la Aritmética de Diofanto”, gracias a tal texto se crearon signos matemáticos que agilizaron esta ciencia. Además llegó a dirigir la propia Biblioteca de Alejandría y según algunos cronistas antiguos, la científica no sólo superó a su padre, sino también continuó su legado académico después de su muerte. 

La historia de Hipatia es muy impresionante ya que en su época, las mujeres no tenían oportunidades, se les consideraba sólo un objeto y no tenían permitido estudiar. Sin embargo, ella logró destacar y aportar su gran talento en un mundo completamente masculino. En ese entonces, Alejandría era una ciudad en constante conflicto pues aunque estaba bajo el dominio romano, la iglesia cristiana estaba consolidando su poder y trataba de erradicar a la cultura pagana. El obispo de la ciudad, Ciro, despreciaba a la filósofa porque era un símbolo del saber y de la ciencia, elementos asociados con el paganismo. Aunque Hipatia se encontraba en peligro siguió enseñando y publicando textos importantes hasta que en el año 415 fue atacada por un grupo fanático de seguidores de Ciro. Dicho grupo la sacó de su carro, rasgaron su ropa y la asesinaron cruelmente; sus restos fueron quemados, su nombre fue olvidado y Ciro se convirtió en un santo. 

Un año después de su muerte, la Biblioteca de Alejandría fue destruida y todos los libros en su interior se perdieron para siempre. No se tiene una lista de las publicaciones, autores o títulos que se encontraban ahí, pero sí se conoce que había 123 obras de Sófocles, de las cuales sólo 7 sobrevivieron a nuestros días. 

Imagen: Hipatia de Charles William Mitchell.