Fotografía

Experiencias artísticas: la mirada fotográfica de un viaje

Los viajes-taller de experiencias artísticas son una vivencia redonda que nos acerca a la cultura mexicana y al talento de su gente.

| Por: Karla Ceceña.
| Fotografías: cortesía de Experiencias Artísticas.

Hace unos meses vivimos un viaje fotográfico precioso que nos permitió convivir con artesanos, probar comida local, y capturar otro rostro de nuestro México al que difícilmente tenemos acceso. Ahí conocimos a Ariadna Cuadriello y Lalo Ruiz, apasionados de la fotografía y mentes creativas detrás de Experiencias Artísticas, un proyecto que mezcla la fotografía, pintura, literatura y demás artes a través de viajes-taller a destinos poco conocidos que Ari selecciona por su atractivo visual y cultural. 

“Viajar como fotógrafo es llegar con un ojo artístico y ver otras cosas; es muy satisfactorio porque es alimento para el alma.”

La idea nació casi por casualidad, cuando Ari organizó un viaje para sus amigos fotógrafos al centro cultural Galería del Agua (Tlaxcala), dirigido por el artista Rafael Cazarez:  

“Los llevé ahí, hicimos un taller de grabado, comimos platillos deliciosos que nunca antes habíamos probado, tuvimos un acercamiento con un pintor y su obra, y al mismo tiempo éramos un grupo de amigos disfrutando de nuestra compañía”.

Pronto Ari decidió organizar más viajes que incluyeran la mirada fotográfica, el aprendizaje artístico, la convivencia con personas “de la misma especie” y uno de los factores que más apreciamos: el acercamiento con las comunidades artesanas. “Desde pequeña tenía contacto con las comunidades y a raíz de eso nació el amor que tengo por la cultura mexicana”. Conocer el trabajo de los artesanos enriquece mucho la experiencia porque nos platican y muestran con mucho orgullo los detalles, el cuidado y el corazón que ponen en su trabajo.

“Son gente muy talentosa que hace cosas increíbles y casi nadie conoce porque es difícil llegar a ellos, incluso visitamos sitios que no tienen promoción turística.” 

Poco a poco Experiencias Artísticas fue tomando forma e involucrando a fotógrafos y artesanos dispuestos a compartir sus conocimientos con los viajeros. En el camino, la fundadora se encontró con Lalo Ruiz: hicimos muy buena mancuerna porque es fotógrafo y compartimos la misma sensibilidad con los lugares y su gente; me hacía falta algo así porque al principio empecé sola”. Para Lalo es importante viajar en grupos pequeños para propiciar un ambiente familiar donde todos se nutren de la otredad y del arte. “Cuando tú eres una persona satisfecha, la gente que está a tu alrededor lo siente, ve a Ariadna qué feliz está. Por otro lado, mucha gente se encuentra en un camino de descubrimiento y creo que la parte artística la necesitamos todos.” Ambos consideran que como seres humanos, no estamos hechos para permanecer solamente en una oficina, sino que el arte, en todas sus formas, es una gran vía para entender nuestra parte espiritual y complejidad. 

Más allá de la vivencia, los creadores de Experiencias Artísticas buscan aportar significado a sus viajeros compartiendo lo que aman: “si dejas una semillita a un fotógrafo que se interese por la cultura mexicana porque conoció la arquitectura de los dominicos tal vez querrá conocer más y eso que vivió lo va a transmitir a sus hijos. Para mí, son aportaciones milimétricas que pueden hacer un pequeño cambio.”  Acercarse de esta manera a un destino y a su gente, inevitablemente  te hace entenderlo mejor como viajero y como fotógrafo porque permite una verdadera conexión con un sitio para observarlo y sentirlo, la fotografía viene después. 

Actualmente, Experiencias Artísticas se ha convertido en un punto de encuentro para aquellos viajeros que no sólo desean transmitir significado en una imagen, sino también buscan y valoran un México complejo que nos habla a través de sus colores, texturas, personas, sonidos y sabores que nos enriquecen el alma. Valoramos muchísimo el cuidado artesanal que Ari y Lalo ponen en la planeación de sus viajes, su forma de contagiar una mirada fotográfica distinta y esta oportunidad que nos brindan de convivir con quienes comparten nuestras pasiones. Aunque ambos disfrutan del proceso entero para diseñar un nuevo viaje, lo que más disfruta Ari es ver a la gente feliz: “tanto los artesanos con los que llegamos para que nos compartan su trabajo, como nuestros viajeros que al terminar me dan las gracias porque se la pasaron increíble”. Por su parte, Lalo tiene anécdotas memorables pero tendrán que preguntarle por ellas en su próximo viaje. 

Descubre sus próximos viajes

Experiencias Artísticas