Literatura

Eugene O’Neill: dramaturgo revolucionario.

El escritor del siglo XX que se atrevió a tratar al teatro como un escenario literario.

| Por: Alan Rosas.
| Imagen de portada: Getty Images.

Eugene O’Neill es quizás uno de los autores más importantes del siglo pasado, de hecho, muchos relacionan su llegada a la escena del teatro con una revolución en la forma en la que se desarrolló la dramaturgia en los Estados Unidos. Quizás hayas oído de él, pues su trabajo ha sido tan importante e impactante que constantemente se le hacen referencias en diferentes medios. 

Su vida comenzó en noviembre de 1888, hijo de Mary Ellen Quinlan y James O’Neill. Su padre era un actor shakesperiano por lo que la infancia de Eugene estuvo marcada por el teatro y por los viajes con la compañía teatral a la que pertenecía su progenitor. Por algún tiempo también fue actor, interpretando pequeños papeles, pero su verdadera vocación llegaría años después.

Imagen: Eugene O’Neill con su padre y su hermano, dominio público.

Su educación fue un poco turbulenta, por años estuvo en escuelas católicas hasta que se matriculó en la universidad de Princeton. Sin embargo, su afinidad por las prostitutas y el alcohol, así como su falta de interés en seguir estudiando hicieron que dejara la universidad a tan solo un año de haber comenzado.

Su pasado viajero también tuvo un impacto en su vida adulta pues siempre prefirió viajar y olvidarse de sus obligaciones, pues a pesar de estar casado y tener un hijo, sus deseos de conocer más del mundo lo llevaron a Honduras, Buenos Aires y Londres.

Imagen: PBS.

En 1912, tiempo después de volver de sus viajes y de haberse divorciado de su primera esposa, O’Neill estuvo internado en un sanatorio para recuperarse de la tuberculosis. Fue durante este tiempo que decidió dedicarse completamente a la dramaturgia, escribiendo varias obras de un acto las cuales publicó y produjo por un tiempo. Su reconocimiento como un genio literario llegó en 1920 con la puesta en escena de su obra “Más allá del horizonte” la cual le mereció a Eugene su primer premio Pulitzer.

Su éxito continuó en los años siguientes con la producción de varias de sus obras como “El Emperador Jones” y “El mono peludo”. Pero a pesar de los logros de sus escritos, la vida de Eugene estuvo marcada por las muertes de sus padres y su hermano, así como la disolución de su segundo matrimonio.

Imagen: Puesta en escena de “El mono peludo”, Universidad de Yale.

Sus tragedias personales se ven reflejadas en su trabajo pues a raíz de estos hechos, fue que escribió dramas más profundos que hablaban sobre la dinámica familiar y las dificultades de la misma, así como sobre las personas y su búsqueda de un propósito en la vida. Fue durante este periodo que escribió “Deseo bajo los olmos” y “A Electra le sienta bien el luto”

En 1936 se convierte en el primer dramaturgo norteamericano en recibir el premio nobel de la literatura por sus trabajos, de acuerdo con el sitio del Nobel, éste le fue otorgado a O’Neill debido a “el poder, la honestidad y las emociones profundas en sus trabajos, que representan un concepto original sobre la tragedia”.

Imagen: Pulitzer.

Muchos de sus trabajos después de ganar el nobel no fueron producidos sino hasta después de su muerte. A pesar de su parkinson, su depresión y su alcoholismo, O’Neill no dejó de escribir y fue en sus últimos años en los que escribió dos de sus obras más icónicas: “Llegó el hombre de hielo” y “Largo viaje hacia la noche”. Ésta última es un recuento casi autobiográfico de una noche en la vida de la familia O’Neill.

A más de cien años de sus primeros trabajos, estos siguen presentando una gran oportunidad de análisis y diálogo con su tratamiento de preguntas incómodas sobre la existencia y la naturaleza humana. Quizás es por ello que desde antes de su muerte, Eugene O’Neill ya era considerado uno de los mejores dramaturgos del siglo XX.


Si quieres saber más de la obra de O’Neill no te pierdas nuestro seminario literario virtual que incluye 3 sesiones en vivo y un libro digital con una traducción original de “Una esposa por una vida”. Si deseas recibir más información escríbenos a karla@revistasouvenir.com o haz clic en el botón para apartar tu lugar:
Descarga en Descarga en