Gastronomía

Elotes y esquites: antojitos milenarios

El manjar callejero que nos llena de identidad.

| Por: Alan Rosas.
| Fotografía de portada: Mexplory.

Existe un dicho muy popular alrededor del mundo que dice “eres lo que comes” y en el caso de los mexicanos, esto no podría ser más cierto. Si nos adentramos a los mitos prehispánicos veremos una relación muy estrecha entre nuestra cultura y el maíz, estamos tan ligados con este alimento que incluso la mitología maya considera que los seres humanos fuimos creados a partir del maíz, quizás esta es la razón por la que nos sentimos tan atraídos por los sabores y olores del elote.

Ya sea en un mercado, en una feria o en una simple esquina, los podemos encontrar fácilmente. Un antojito mexicano que goza de bastante popularidad y cuyo consumo es una herencia que viene desde nuestros ancestros prehispánicos. Su preparación está en una reinvención constante con nuevos ingredientes para acompañarlo y diferentes maneras de prepararse.

Puedes disfrutarlo asado, empapelado, en su hoja o hervido. Cada región tiene su propia forma de consumirlo, por ejemplo en la Ciudad de México es común disfrutar del llamado elote preparado, el cual es un elote cocido en una vara al que se le pueden agregar diferentes condimentos como limón, mayonesa, queso rallado y tu elección de chile: del que pica o del que no pica. Mientras otros lugares los acompañan con singulares ingredientes, por ejemplo, en Sonora se les agrega melcocha, y en Tamaulipas se les añade queso cheddar, chipotle y tocino.

Fotografía: Dragne Marius.

No se puede hablar de los elotes sin mencionar a los esquites, maíz en grano hervido en grandes ollas con sal, limón y epazote, servidos en un vaso con mayonesa, queso y chile. Su creación se le atribuye a una reina de Xochimilco y no podríamos estar más agradecidos por la receta del manjar callejero.

Al igual que los elotes, los esquites tienen diferente variaciones en su preparación pero para encontrarlas no es necesario que vayas a otro estado pues en la misma CDMX podrás encontrar los famosos esquites con tuétano de la colonia Narvarte y si te pones a explorar por sus calles, tal vez te encuentres con esquites con patitas de pollo o con cueritos de puerco. Si bien son conocidos por siempre tener un rico caldito, también existe una presentación seca que a menudo es acompañada con rajas de chile de árbol lo que los hace muy picantes.

Fotografía: Frederik Trovatten

Todos los que han comido esquites saben que son servidos en vasos de unicel lo cual no ayuda a la preservación del medio ambiente. Al ver la situación actual de la contaminación y los desperdicios de basura, algunos eloteros han optado por deshacerse de los vasos y servir los esquites en su misma hoja para disminuir el impacto ecológico.

La popularidad del elote y el esquite los ha llevado a venderse en franquicias que los presentan de una manera más industrializada, sin embargo, creemos que nunca nada podrá ganarle a la sazón de un puesto callejero. Además, nada igualará el consumirlos de nuestro carrito favorito de la esquina mientras estamos en compañía de unos amigos o mientras escuchamos las historias que el elotero tiene por contar.

Descarga en Descarga en