Cultura

El último deseo de Foro Shakespeare

Así se vivió la última noche del Shakespeare, que durante más de 35 años fue uno de los centros culturales más queridos de la Ciudad de México.

 | Por Karla Ceceña
 | Fotografías: Hideliza Cruz

“Ir al teatro es sinónimo de celebrar la vida, de demostrar que te importa tu gente, tu cultura, tu ciudad, tu ambiente, tu hogar. Porque al final de éstos 35 años, quien termina haciendo algo en lugar de quedarse sentado es a quien le importa.”

Foro Shakespeare

Los lugares que habitamos constituyen una parte muy importante de nuestra persona, pues nos brindan memorias y perspectivas únicas que nos hacen ser y pensar como lo hacemos. Todas las ciudades tienen sitios irremplazables, rincones que nos hacen vivir, que nos hacen sentir y que a pesar de su deterioro o desaparición irremediable permanecen siempre en nuestros recuerdos más preciados. Durante 35 años Foro Shakespeare fue un centro cultural con gran producción y aunque los números dicen mucho, lo que es realmente valioso es la experiencia que se llevan aquellos que viven el teatro. Sin duda alguna, el cierre de este lugar es una pérdida para nuestra cultura y aunque hoy ha dejado un vacío triste, vale la pena sentir y recordar.

El cierre de sus puertas no sólo significa dolor en los corazones de quienes apreciamos tan extensa trayectoria cultural, sino también la indiferencia de algunos ciudadanos y autoridades que parecen no apreciar la labor e impacto que el teatro nos provoca. Sin embargo, en esta despedida también se manifiesta la pasión de aquellos que dedican su vida al arte y a seguir luchando por mantener activa la vida cultural de nuestra ciudad. Gran ejemplo de ello son Itari Marta y Bruno Bichir, directores del recinto, quienes con un nudo en la garganta despidieron al Shakespeare con estas palabras:

“Ahora, nuestro juego ha terminado. Estos actores, como les dije, eran sólo espíritus y se han fundido en el aire, en la levedad del aire; y, al igual que la ilusoria visión que representaban, las torres que coronan las nubes, los lujosos palacios, los solemnes templos, el gran globo mismo, sí, con todo lo que contiene, se disolverán y, como estos desvanecidos pasajes sin cuerpo, no dejarán rastro. Estamos hechos de la misma materia de los sueños y nuestra breve vida cierra su círculo con otro sueño… Larga vida al Foro Shakespeare.”

Sabemos que esta lucha también nos pertenece y para honrar la memoria del Foro no basta con recordarlo. Por nuestra parte cumpliremos constantemente su último deseo: ir al teatro.