Internacional

El Palacio del Cannabis

Un museo en Barcelona dedicado al intrincado mundo de la marihuana.

| Por: Alan Rosas.
| Fotografías: Karla Ceceña (@karlaccna).

La marihuana es quizá una de las drogas más conocidas y utilizadas en todo el mundo, su uso ha sido motivo de debate por décadas y aunque algunos lugares ya han legalizado su consumo, aún existe un estigma hacia esta planta, sin embargo, en las calles de Barcelona hay un museo que nos enseña que hay mucho más detrás del cannabis que sólo libertinaje y perdición.

El Hash Marihuana & Hemp Museum de Barcelona está ubicado dentro del Palau Mornau, edifico del siglo XV en medio del Barrio Gótico de Barcelona, sobre Carrer Ample número 35. Encontrarlo no es difícil pues no esconden para nada su temática y la muestran con orgullo pues sus pequeños balcones están decorados con macetas que resguardan plantas reales de cannabis, sus ventanas tienen coloridos grabados de la misma y unas alfombras verdes con motivos cannabicos guían los pies curiosos a las exposiciones.

Entrar en este museo es adentrarse en la historia de una planta que ha estado ligada con los humanos desde tiempos ancestrales. En él, hay cientos de muestras de su consumo en diferentes sociedades antiguas las cuales a menudo la utilizaban como un camino para conectarse con el mundo espiritual, como una vía para la liberación de la mente y como un combatiente contra diversos males. Con el avance de los años, el cannabis comenzó a tener un uso medicinal y recreativo más frecuente, incluso existía en París el “Club Des Hashischins”, un grupo de intelectuales, entre cuyos miembros estaban Alexandre Dumas y Víctor Hugo, quienes se dedicaban a tener experiencias inducidas por las drogas.

Sin embargo su consumo en exceso y los efectos nocivos de ello llevaron a la marihuana a ser considerada como un peligro pero esto no paró totalmente su utilización y existe toda una cultura relacionada a ella. Una de las salas del museo está dedicada múltiples personajes que promueven su consumo y a la representación que ésta tiene en la cultura popular.

Una de sus muestras más interesantes es una sala donde se encuentra una gran cantidad de instrumentos utilizados por los humanos para fumar marihuana, desde simples pipas de cristal hasta bellas creaciones de madera, latón o marfil e incluso algunas muestras de la creatividad humana como máscaras de gas integradas con una pipa.

Además de sus usos psicotrópicos el museo nos muestra la importancia del cáñamo en la fabricación diferentes objetos a través del tiempo, como ropa, costales, calzado, vestimenta e incluso como el principal componente en las velas y las sogas utilizadas en los barcos del siglo XVI y hace hincapié en que sin el uso esta planta, Cristóbal Colón no habría podido llegar al nuevo mundo.

Por supuesto también hay aplicaciones más modernas como una serie de cosméticos y aceites que utilizan el cannabis como un ingrediente y cuya aplicación, supuestamente, tiene diferentes beneficios para la piel. También muestran algunas empresas automotrices, como BMW, que utilizan fibra de cáñamo para la elaboración de algunas partes de sus automóviles

No es el único museo en su tipo ya que tiene un hermano ubicado en Amsterdam, un lugar famoso por su consumo abierto de esta planta, sin embargo, el museo de la marihuana en Barcelona es mucho más grande que su homónimo de los países bajos lo cual le permite tener más exposiciones y más contenido que acerca a sus visitantes a todo lo que puede ofrecer el cannabis fuera de un uso recreativo.

Actualmente cuenta con una exposición homenaje llamada “We are Mary Jane” dedicada a todas las mujeres alrededor del mundo que aman el cannabis mientras explora el papel que éstas jugaron en su siembra y consumo desde la prehistoria hasta la actualidad.

Descarga en Descarga en