Cultura

El Museion de Alejandría

El precursor de los museos del mundo se encontraba en Alejandría, un lugar hecho para preservar el arte y el conocimiento del mundo antiguo.

| Por: Alan Rosas.
| Imagen de portada: “Israelitas dejando Egipto” de David Roberts.

En la ciudad de Alejandría en Egipto, se erguía el Museion, un gran edificio hecho para albergar todo el conocimiento que se tuviera de la época, el cual es un precursor de los museos como los conocemos en la actualidad.  Por ello, nos gustaría compartir con ustedes un poco más de su historia y su importancia.

El nombre del Museion nace del deseo de dedicar este edificio a las nueve musas de las artes, de hecho la palabra significa “instituto de las musas”. El lugar fue creado por Ptolomeo I Sóter e impulsado por su sucesor, Ptolomeo II Filadelfos, para convertirse en un sitio para la música, la poesía, una escuela de filosofía similar a la academia de Platón y una guarida para miles de textos.

Imagen: Busto de Ptolomeo I Sóter.

La biblioteca de Alejandría también formaba parte del Museion y fue una de las más importantes del mundo antiguo debido a la gran cantidad de textos que albergaba, después de todo, Ptolomeo I decretó que debían hacerse copias de todos los libros y escritos de todas las naciones del mundo conocido, lo que le dio un segundo aire a la literatura griega y la rescató del decaimiento. Según la historia, durante el reinado de Cleopatra, la última gobernante de la dinastía ptolemaica, la biblioteca albergaba alrededor de un millón de escritos sobre diversos temas, como ciencia o filosofía.

A pesar de ser una suerte de “padre” para los museos modernos, el Museion en realidad se asemejaba más a una escuela de estudios superiores, algo que es más notorio durante el impulso de Ptolomeo II quien invitó a una gran cantidad de poetas, críticos, filósofos, científicos y artistas para que pudieran compartir sus conocimientos en este asombroso edificio de arquitectura griega. 

Imagen: David Roberts.

El filósofo griego, Estrabón, menciona que el edificio formaba parte de un complejo con bellos edificios y jardines, que tenía pasillos techados, largas gradas, un gran comedor comunal, cuartos para los residentes, salones de lectura y un gran salón principal utilizado para conferencias. Esto permitía que los sabios que ahí se encontraban pudieran compartir sus conocimientos de una manera más sencilla, ya que era muy fácil toparse con cualquiera que estuviera en el Museion.

Al ser un lugar de estudio para varias ciencias, se dice que el lugar también contaba con jardínes botánicos con plantas de diferentes partes del mundo antiguo, salas de estudio de la anatomía humana en donde disecaban y viviseccionaban cadáveres de criminales,  un observatorio astronómico para estudiar las estrellas e incluso contaba con su propio zoológico.

Imagen: Representación de la Biblioteca de Alejandría.

Todos los gastos de la institución eran cubiertos por los reyes ptolemaicos y los sabios que estudiaban ahí también daban lecciones a cualquiera que estuviera interesado en tomarlas. De hecho se dice que alrededor de 1000 eruditos habitaron el Museion y que en un dado momento hubo más de 14000 estudiantes en Alejandría.

Los avances que surgieron de este lugar aún son utilizados hasta nuestros tiempos, pues fue aquí donde Euclides desarrolló la geometría, Hiparco de Nicea perfeccionó la trigonometría y donde Aristarco de Samos propuso el modelo heliocéntrico. También aquí se dio el nacimiento de la alquimia, una ciencia precursora de la química moderna, pues estudiaba las sustancias y los elementos que conformaban las cosas que nos rodean pero con una inclinación hacia el misticismo.

Imagen: Estatua de Euclides.